Cuando un adulto mayor sufre una caída las consecuencias pueden ser devastadoras para el paciente, la familia y los sistemas de salud